Hoy vamos a poner el foco en un estilo enigmático: la NEIPA.

La New England IPA nació en Estados Unidos (como no podía ser de otra manera) hace poco más de 10 años. Su creador es el head brewer The Alchemist Beer, cervecería ubicada en el estado de Vermont. Que corresponde a la región de New England. De ahí su nombre.

Muchos años más tarde aterrizó en Argentina de la mano de cerveceros que quisieron revolucionar la escena craft en el país ¿Por qué revolucionar? Quisieron introducir un estilo lupulado muy diferente a lo que en ese momento era tendencia: la IPA. Cerveza de amargor marcado, seca, cristalina.

La New England IPA es una cerveza turbia, frutal, en algún punto puede llegar a percibirse dulce. Según la combinación de lúpulos que se utilicen. Las notas a percibirse pueden ser muy variadas como: frutas tropicales, maracuyá, kiwi, coco, cítricos, mango, pomelo, limón, lima, naranja, entre otros. Es literalmente una explosión de sabor y aroma. Aunque algunas versiones puedan ser más amargas que otras. El amargor no es tan marcado y seco como lo es en una India Pale Ale. 

La tomabilidad es otra de las características que más resaltan. Esto se debe al uso de otros ingredientes como lo es la avena o trigo. Le aportan cremosidad que genera una plenitud y una sedosidad en boca única. Si ya probaste alguna NEIPA, seguramente tu paladar esté reviviendo esa placentera sensación.  Un dato para comprender el concepto de tomabilidad: si tomas una cerveza y sin darte cuenta se “vació” el vaso, es porque esa cerveza tiene mucha tomabilidad. El famoso “pasa como agua” es la mejor descripción. 

El agregado tardío de lúpulo, el trigo y la avena generan esa turbidez tan característica del estilo que muchas veces la hacen comparable a un jugo de frutas. Sumado a su color que puede ir del amarillo pajizo al anarajado.

La NEIPA es un estilo que llegó para posicionarse como una tendencia de verano. Sin embargo, para sorpresa de muchos cerveceros se terminó estableciendo con una demanda tan alta como las IPA. ¿El motivo? Es diferente, disruptivo. Rompe con todo los estereotipos que conocemos o, mejor dicho, conocíamos de la cerveza. Es una cerveza que llegó para quedarse. Las claves son su tomabilidad y la cantidad de sabores que podemos encontrar en sus diferentes versiones.

Uno de los ejemplos que viene posicionándose en la escena nacional es la Mystic Neipa de BABA. Probala y después me contas. Recordá que la temperatura ideal es alrededor de los 7° y 8° C.