HABLEMOS DE LA AMERICAN IPA

Nunca está de más conocer a fondo lo que amamos. Verdad? Por eso, a pesar de que la semana pasada fue una semana dedicada a la India Pale Ale, en el día de hoy vamos a ahondar en el sub-estilo al que estamos más acostumbrados: la American IPA.

Es importante entender, como vimos la semana pasada y como podés degustar en nuestro club IPA, que existen tantas versiones de este estilo, como cerveceros. ¿Por qué? Porque la creatividad no tiene límite. Eso sí, cuando hablamos de una American IPA nos referimos a una cerveza, a grandes rasgos, que va a tener el siguiente abanico de características: lúpulos americanos cítricos y frutales, un marcado amargor y bastante alcohol. Luego cada uno tiene su receta: combinación de lúpulos, maltas, etc.

Dicho esto te invito a probar todas las American IPA que en el camino se te crucen. Pero si me das a elegir te recomiendo arrancar por la Wolf IPA de Temple para disfrutar y entender el estilo.

Seguramente oíste hablar de Temple, esas cervecerías muy populares en CABA que también podés encontrar en Córdoba, Salta y en la provincia de Buenos Aires. Lo que capaz no sabías es que es una cervecería propiamente dicha: producen y cocinan cerveza en su fábrica en Pilar, Buenos Aires. Scottish, Honey y Stout son algunos de los estilos que fabrican pero, sin duda alguna, la cerveza que llegó para quedarse en esta familia fue su Wolf IPA. 

Esta IPA es bien americana, podría decirse que es un gran ejemplo de estilo. Como dijimos antes cada cervecero le da su toque personal pero en este caso vas a poder disfrutar de una cerveza que cumple de alguna manera con las características principales de este estilo.

Vamos paso a paso: el diseño de la lata es sin duda alguna una súper presentación. ¿Por la estética? Sí, puede ser pero eso habla más de un gusto personal. Me refiero a la información que usan: amargor, alcohol, temperatura ideal de consumo. Súper claro para poder disfrutar el producto 100%.

Te recomiendo que tengas una copa y que la enjuagues con agua fría antes de servir la cerveza. inclinando el vaso comenzó a servir la Wolf IPA hasta que llegues aproximadamente a la mitad de la copa, luego enderezala y termina de servir para que se forme la espuma blanca, densa y puedas ver la cerveza en todo su esplendor.

Va sa ver una cerveza color dorado-ámbar profundo y en nariz vas a poder identificar ese lúpulo que mencionamos con notas cítrica y herbales. En boca al tomarla aparece ese amargor con un toque cítrico que sin duda te va a invitar a tomar un sorbo atrás del otro.

¿Ya estás listo para encarar la tuya? Probala y nos contás. Acordate, siempre acompañado de un vaso de agua antes o después ya que tiene 5,8% de alcohol. Podes conseguirla haciendo click aquí